Seleccionar página

Hace 2 semanas, me preguntaba si el 30 de junio pasado sería el último día a tener en cuenta antes que finalice la vigencia del Certificado MiPyME 2020, para adherirse a la Moratoria AFIP hasta en 120 cuotas para deudas vencidas al 30 de noviembre 2019, y la fecha de cierre del período a considerar para la primera recategorización del monotributo de este año.

Casi, casi, no me equivoqué, solo el plan facilidades ha extendido el plazo de adhesión hasta el 31 de julio, misma fecha (por ahora) establecida por ARBA para su propio plan PyME en provincia de Buenos Aires. Por lo tanto, habrá que seguir esperando por un proyecto de ley para las deudas tributarias que se vienen acumulando a lo largo de este difícil 2020.

Pero esto no termina acá, menos mal que para mitigar los malos tragos empiezan a llegar los memes del mes homónimo del legendario y popular cantante latino, lo cual me invita a recordar que este mes, el día 1ero. entró en vigencia la RG 4540 respecto a la emisión de notas de crédito y débito, además el día 24 empiezan los vencimientos (originalmente establecidos para junio) de las declaraciones anuales, 2019, del impuesto a las Ganancias y Bienes Personales de personas humanas, a lo que se le suma también el inicio de la implementación obligatoria para los Responsables Inscriptos, del LIBRO IVA DIGITAL.

Esta última es una herramienta que pretende hacer una modificación del criterio de autodeclaración por parte del contribuyente, dejando en manos de la AFIP las declaraciones de éstos haciendo aprovechamiento de la universalización de la factura electrónica.

Desde ya la idea resulta ambiciosa pero choca con una realidad donde la tarea profesional de las y los asesores tributarios es irremplazable, no solo por la complejidad y diversidad de actividades económicas desarrolladas en nuestro país, sino también por la convivencia de numerosos formatos de facturación, por ejemplo controladores fiscales de vieja tecnología, auto-impresores, documentos que no son facturas (conocidos como documentos equivalentes) que contienen iva (liquidaciones de tarjetas de crédito, polizas de seguro, entre otras) y a lo cual hay que sumarle informalidad, carencia de estructuras administrativas eficientes y/o sistematizadas por parte de cuentapropistas, emprendedores, MiPYMES en general.

Este LIBRO IVA DIGITAL es un proceso gradual que venía posponiéndose desde marzo de este año, y que pareciera esta vez no se detendrá incluyendo a todos los responsables y exentos inscriptos en este impuesto en el período fiscal octubre, aunque la AFIP siempre da sorpresas, hace un par de meses ha extendido vencimientos el fin de semana previo a la presentación del F931 (empleadores), así que mucha atención con Julio.

Cdor. Pablo Guardia

foto: web