Seleccionar página

Antes de empezar el análisis, vale aclarar que esta publicación va dirigida a trabajadoras/es en relación de dependencia, y jubilados también, que se encuentren alcanzados por el régimen de retención de ganancias 4ta categoría, es decir, aquellas/os que perciben o han percibido durante el 2019, retribuciones mensuales por valor cercano o superior a los $ 50.000. Esto no quiere decir que no haya personas (contribuyentes) que les sea aplicable este texto, pero al ser un impuesto complejo y a mi entender maliciosamente atacado por la opinión pública, he optado por intentar simplificar el texto a fines meramente didácticos. ———

A menudo los portales de noticias empiezan a publicar como novedad, que las y los trabajadores deben presentar su declaración jurada (ddjj) de impuesto a las ganancias anual, Formulario AFIP 659 (el cual confeccionan los empleadores) recién y con suerte 2 (dos) meses después de finalizado el año que se va declarar, es decir, cerca del vencimiento de la ddjj, cuando resulta difícil corregir números o tomar decisiones que disminuyan el impacto de este impuesto sobre el recibo de sueldo.

Por eso, en mi opinión, el mejor momento para revisar estos números es antes de fin de año, después del pan dulce y la sidra, se habrá perdido tiempo valioso.

Por tal motivo, considero oportuno hacer un repaso de los conceptos que se pueden deducir (más allá de las cargas de familia y montos no imponibles que aplica a buena parte de los afectados) ante AFIP, clave fiscal en mano, y completando el Formulario web 572, también conocido como SIDARIG.

Teniendo conocimiento de estos conceptos tal vez podamos “reperfilar” algunos gastos y aprovecharlos para bajar el impacto de las retenciones mensuales o en su defecto tenerlos en consideración para el 2020, para lo cual, no dude consultar con su asesor(a) impositivo.

A continuación, y aclarando que un resumen similar publica la AFIP en su sitio web, los conceptos que pueden deducirse para el cálculo del Impuesto a las Ganancias del año 2019 (a declararse en marzo del año que viene) y que tiene impacto en retenciones mensuales, son las siguientes;

  1. El monto pagado en concepto de cuotas de medicina prepaga correspondientes al contribuyente y a las personas que están a su cargo y declaradas como carga de familia, por un importe que no podrá superar el 5% de la renta neta. (Este cálculo lo realiza el empleador)
  2. Los honorarios por atención médica y paramédica, gastos de hospitalización en clínicas, sanatorios y establecimientos similares. Estos honorarios deben estar facturados por el profesional y deben descontarse los reintegros percibidos. El monto máximo deducible es el 40% de lo facturado.
  3. Los intereses de créditos hipotecarios tomados para comprar o construir la casa del contribuyente, hasta la suma de $ 20.000 anuales. Resulta necesario aclarar que esta deducción no aplica a aquellas/os que pretenden deducir alquileres y que el monto NO fue actualizado por la última reforma tributaria del año 2017.
  4. Las donaciones a los fiscos nacional, provinciales y municipales, al Fondo Partidario Permanente, a los Partidos Políticos reconocidos, a instituciones religiosas y a algunas asociaciones o fundaciones. Estas instituciones, asociaciones y fundaciones además de ser reconocidas  por la AFIP deberán tener como objeto social, actividades de cuidado y protección de la infancia, vejez, discapacidad, obra de asistencia social y/o beneficencia. Y en cuanto a donaciones a instituciones de investigación y/o educativas deberán ser reconocidas por la Secretaría de Ciencia y Técnica y Ministerio de Educación respectivamente. A modo de ejemplo, el aporte a una asociación protectora de animales, lamentablemente, no es aceptada : ( ¿Cuál es monto admisible de deducción por este concepto?, hasta un 5% de la renta neta anual.
  5. El 40% de las sumas pagadas por alquiler, siempre que el contribuyente no sea dueño de un inmueble, debiendo el propietario emitir la factura correspondiente.
  6. El sueldo mensual del personal doméstico declarado ante AFIP, en blanco, el cual tendrá como tope para el 2019, $ 103.018,79, suma equivalente a la ganancia no imponible actualizada en agosto pasado.
  7. Aportes al capital social o al fondo de riesgo efectuados por los socios protectores de Sociedades de Garantía Recíproca. Tales aportes deberán permanecer en el fondo de dicha sociedad durante 2 (dos) años.
  8. Gastos de sepelio del contribuyente o de alguna persona a su cargo, y declarada ante AFIP, hasta la suma de $ 996,23 (valor fijo desde hace varios –muchos- años).
  9. Gastos realizados por la adquisición de indumentaria y/o equipamiento para uso exclusivo en el lugar de trabajo. La deducción aplica cuando estos gastos sean de carácter obligatorio y que, debiendo ser provistos por el empleador, hubieran sido adquiridos por el empleado en virtud de los usos y costumbres de la actividad en cuestión, y cuyos costos no fueron reintegrados. Es necesario contar con la factura de compra de estos bienes y la actividad del proveedor estar relacionado con el concepto.
  10. Los viajantes de comercio también tienen una sus deducciones especiales en concepto de gastos por uso de vehículo propio, como así también gastos por viáticos abonados por recibo de sueldo. Este concepto cuanta con un tope máximo de deducción anual (40% Ganancia no Imponible).

Apartado especial sobre seguros “deducibles”

  1. Las sumas que pagan los asegurados por seguros para casos de muerte  (Seguro de Vida). Más allá de aclarar la importancia de asesorarse con un productor de seguros antes de la contratación del mismo, es común ver en los resúmenes mensuales de las tarjetas de crédito cargos por seguros de vida, los cuales desde ya pueden considerarse. El monto anual aceptado para el año 2019 es $ 12.000,-  (para el 2018 eran $ 996,23) y para el 2020, de no haber modificaciones, será $ 18.000,-
  2. Los aportes correspondientes a los planes de seguro de retiro privados administrados por entidades controladas por la Superintendencia de Seguros de la Nación.
  3. Primas de seguros mixtos, cubren riesgo de muerte y de ahorro.

Estos dos últimos seguros pueden deducirse con el mismo límite anual que aplica a los seguros de vida, donde las características de los mismos resulta necesario asesorase con un especialista en seguros, no solo para conocer costos, sino posibilidad y forma de rescate de fondos acumulados, moneda de ahorro, etc. Tal vez un concepto que hoy a lo sumo es considerado un gasto, además de ser deducido –recuperado parcialmente- en la declaración anual, podría convertirse, si el contexto económico ayuda, en una inversión.

Otros conceptos, que no necesariamente se declaran en el SIDARIG.

  1. Los aportes o descuentos para fondos de jubilaciones, retiros, pensiones o subsidios, siempre que se destinen a cajas nacionales, provinciales o municipales. Generalmente consideradas por recibo de sueldo, salvo aportes a cajas profesionales.
  2. Los descuentos obligatorios por aportes a obras sociales, incluidos los aportes hechos para personas a cargo del contribuyente. Tambíen descontadas en el recibo de sueldo y por ende sin necesidad de agregarse por SIDARIG.

Cdor. Pablo Guardia

Foto: Sitio web AFIP